influye en el buen rendimiento del corazón y la circulación sanguínea. Reduce la tensión de los vasos sanguíneos y regula la presión arterial. Es un sedante del sistema nervioso